lunes, 11 de marzo de 2013

Estratagemas I - Operación Guardaespaldas (Bodyguard)

Demostración gráfica sobre la importancia
de contar con un buen antivirus.
Se dice que la necesidad es la madre del ingenio y en pocos momentos abundan tanto las necesidades como en tiempos de guerra, por tanto es fácil encontrar grandes ejemplos de esa máxima durante los conflictos. La estratagema, sinónimo de ardid o engaño, es un conjunto heterogéneo de acciones dirigidas a confundir al enemigo y que se han empleado desde tiempos remotos por todos los bandos que han entrado en conflicto, aunque resultan particularmente interesantes cuando entre las fuerzas enfrentadas existe una seria desventaja.

Quizás el ejemplo más antiguo y conocido de una estratagema es el del caballo de Troya, gracias a la cual los generales griegos liderados por Ulises lograron doblegar las defensas de Troya y poner fin a una guerra de 10 años, según contaba Homero. Hay muchos interesantes ejemplos del uso del engaño en tiempos de guerra y voy a comentar uno algo más moderno.

Stalin, Roosevelt y Churchill, 28 de Nov. 1943,
en la embajada rusa de Teherán se decidió abrir un nuevo
frente occidental contra Alemania.
En 1942 los aliados pusieron en marcha la operación "Round-Up" cuyo objetivo era reunir enormes cantidades de personal, vehículos y suministros para una invasión del territorio europeo ocupado por los alemanes, aunque hasta 1943 no se habían puesto de acuerdo sobre dónde desembarcar. Con el personal y los suministros reunidos por "Round-Up" se pudo ejecutar la operación "Overlord" y su mítico desembarco en Normandía. "Round-Up" duró algo más de 1 año, tiempo suficiente para que los nazis vieran que algo gordo se estaba gestando. Ante la imposibilidad de disimular el movimiento de tropas y suponiendo que el enemigo ya se habría dado cuenta de que se avecinaba un desembarco masivo, el mando aliado puso en funcionamiento la mayor operación de engaño militar de la que existe documentación. Sir Winston Churchill dijo durante un discurso "...en tiempos de guerra, la verdad es tan preciosa que siempre debe estar protegida por un guardaespaldas de mentiras". La operación "Guardaespaldas" (Bodyguard) es el nombre que recibió un conjunto de más de treinta operaciones de inteligencia y contra-inteligencia aliadas destinadas a ocultar a los nazis los detalles de la invasión de Europa, induciéndoles a creer que el desembarco de Normandía era un señuelo y que la verdadera invasión se realizaría en un momento y lugar distintos. Para ello era necesario manipular las cinco fuentes de información que manejaban los servicios de inteligencia alemanes, a saber: reconocimiento visual (principalmente gracias a aviones de reconocimiento que se acercaban a las costas británicas), espías infiltrados en Gran Bretaña, intercepción de tráfico radial, conocimiento general (notas de prensa, rumores, documentos de dominio público, etc.) y los datos proporcionados por las estaciones de radar.

Una condición sine qua non para el éxito de una estratagema es que, desde el primer momento, resulte creíble, ya sea por circunstancias objetivamente ciertas o por creencias y desinformaciones subjetivas del enemigo (naturales o inducidas). Los más de 4.500 kms de costa noruega, a pesar de estar protegidos por las fortificaciones del Muro Atlántico, tenían muchos resquicios sin vigilancia alemana que podían servir para un desembarco aliado. A la inversa, los escasos 40km del Paso de Calais lo convierten en el punto idóneo para cruzar las traicioneras aguas que separan Francia de Inglaterra en el tiempo más corto. Los propios alemanes se estaban planteando invadir Inglaterra a través del Paso de Calais, por lo que no les costaba mucho creer que los aliados harían lo mismo pero en dirección inversa. Otro punto importante que no pasó desapercibido para los servicios de inteligencia aliados era la desconfianza que profesaba Hitler hacia sus aliados de los Balcanes: Rumanía, Bulgaria y Hungría. Hitler esperaba que en cualquier momento se dieran vuelta en el aire como un crêpe y abrazaran a los enemigos de Alemania, privándole de importantes reservas de combustible (solo Rumanía llegó a producir un tercio del combustible empleado por el III Reich), además de abrir la puerta trasera que permitiría a los aliados llegar hasta Berlín.

¿Quién no ha hecho un avión de papel alguna vez?
La operación "Fortaleza" (Fortitude), la más grande y compleja de las que conformaban "Guardaespaldas", se dividió en dos partes: Norte y Sur. Mientras "Fortaleza Norte" se concentraba en hacer creer a los alemanes que una gran fuerza aliada acantonada en Escocia desembarcaría en las costas noruegas, "Fortaleza Sur" intentaría convencerles de que simultáneamente otro gran contingente penetraría a través del Paso de Calais. El objetivo era que Hitler mandara tropas a vigilar las costas noruegas y a reforzar la dotación del Paso de Calais, adelgazando las defensas justo en medio, es decir: Normandía. Para ello se urdió un complejo entramado de engaños. Para empezar se desplazó a un pequeño número de soldados americanos a las ciudades de Kent y Sussex que se pusieron manos a la obra y construyeron barracones, depósitos de combustible, caminos, alambradas, puestos de vigilancia y aeródromos para acoger a la 14º, 108º y 119º divisiones de infantería, juntas conformaban el 1er. Grupo de Ejércitos de los Estados Unidos (FUSAG, por sus siglas en inglés) comandado por el archifamoso General George Patton... la FUSAG en realidad, estaba formada por unos pocos soldados americanos, algunos utileros de la industria cinematográfica que construyeron maquetas a escala real de carros de combate, camiones, aviones, barcos (muchas de ellas inflables). Los soldados desplegados se encargaban de iluminar los edificios y la pista aérea por la noche, dejaban marcas de vehículos en los caminos y movían de sitio las maquetas para que los aviones de reconocimiento alemanes fotografiaran los cambios de posición y creyeran que las bases estaban "vivas". La "creación" de la FUSAG se llamó Operación "Quicksilver".

Gila... digo... Patton.
A propósito de los aviones de reconocimiento: los pilotos de la Royal Air Force recibieron órdenes de no atacar a los aviones de reconocimiento alemanes, por lo que llegaban bastante más lejos de lo que solían hacerlo antes de que empezara la operación "Fortaleza", circunstancia esta que extrañó mucho a los pilotos de la Luftwaffe y que  consignaron en sus informes (aunque a nadie más pareció importarle). Por esas fechas el General Patton saltó a los titulares de periódicos británicos debido a unas desafortunadas declaraciones acerca de los esfuerzos de guerra que estaban realizando conjuntamente ingleses y americanos, dejando de lado a los rusos. Todo indica que tales declaraciones fueron inventadas por la inteligencia aliada para que la prensa diera testimonio de la presencia del alto oficial en la zona donde supuestamente se concentraba la FUSAG. Aunque realmente el Gral. George S. Patton se encontraba alejado de sus funciones de mando tras ser sancionado por abofetear a un par de sus soldados en un hospital de Sicilia acusándoles de cobardía.

Parches fantasma, para ejércitos fantasma.
Mientras tanto, en el norte, se establecía en Edimburgo el cuartel general del 4º Ejército Británico a cargo del General Andrew Thorne, no tan famoso como Patton pero igualmente respetado por los alemanes. Este otro ejército fantasma estaba compuesto (teóricamente) por unos 250.000 hombres, así que se levantaron suficientes tiendas de campaña para alojarles y también se inventaron un cierto número de cuerpos auxiliares como el 303º Regimiento Antiaéreo, la VII Unidad del Cuerpo de Correos (para que los soldados fantasma recibieran sus cartas fantasma), la 87ª Oficina de Pagos de Campaña (un ejército fantasma necesita cobrar un sueldo fantasma, de lo contrario pueden protagonizar una huelga fantasma), la 405ª Compañía de Constructores de Caminos perteneciente a los Ingenieros Reales... entre muchos otros, todos inexistentes. Nuevamente se recurrió a maquetas de vehículos construídos por utileros y unos pocos soldados que las cambiaban de sitio diariamente.

Memorandum de la Op. Bodyguard
(este es verdadero).
Se redactaron toneladas de documentos falsos que daban cuenta de la existencia de esos ejércitos: partes de fuerza con nombres y apellidos de todos los soldados, estructuras de mando, condecoraciones, ascensos, sanciones, partes médicos, estado de los víveres que consumían, de los uniformes que vestían, de los sueldos que cobraban, de las cartas que enviaban y recibían, etc., etc. Esos documentos circulaban por las entrañas del aparato administrativo militar aliado con el propósito de que alguno fuera filtrado hacia los servicios de inteligencia alemanes, solo unos pocos altos oficiales aliados sabían que eran falsos, para el resto del mundo eran verdaderos.

La operación "Skye", por su parte, tenía el objetivo de crear tráfico de radio militar ficticio en las cercanías de las bases fantasma, un puñado de operadores de radio transmitían sin cesar comunicaciones grabadas de bases reales y ejercicios militares para reproducir el tráfico radial de una base militar real con una febril actividad. Una veintena de operadores de radio creaban suficiente tráfico de comunicaciones ligeramente encriptado para que los alemanes pudieran interceptar y descifrar sin muchas complicaciones. Las comunicaciones de "Skye" que salían de la supuesta base del 4º Ejército Británico en Escocia daban testimonio de los entrenamientos en lugares con temperaturas muy bajas, sus prácticas de sky y diversos comentarios sobre el equipamiento para climas gélidos. Los alemanes sumaron 1 + 1 y llegaron a la conclusión de que el 4º Ejército se estaba preparando para desembarcar en Noruega. "Skye" también daba información falsa a las emisoras de radio civiles para su difusión en frecuencias abiertas, así era posible escuchar anuncios de bodas de los soldados fantasma y resultados deportivos de los equipos de fútbol formados por esos soldados.

Con las operaciones "Fortaleza" y "Skye" se manipulaban tres de las cinco fuentes de inteligencia alemana: el reconocimiento visual, la intercepción de mensajes de radio y la información general de dominio público.  Pero bastaría que uno de los espías alemanes infiltrados en Inglaterra se acercara a cualquiera de esas ficticias bases para que descubriera el pastel. De eso hablaré en una futura entrada.

2 comentarios:

  1. Hola me gusto mucho tu aporte de la Operación Overlord, te felicito. Quisiera por favor que me ayudes con tus fuentes, es para poder citarlas en mi monografía. Gracias de antemano.

    ResponderEliminar
  2. Hola backhiver, gracias por tu comentario.

    Sobre las fuentes, la gran mayoría de los hechos relatados en este artículo es sacado de internet. En particular puedo citarte este documento http://www.globalsecurity.org/military/library/report/1997/Wendell.htm y este otro http://www.nationalww2museum.org/learn/education/for-students/ww2-history/d-day-june-6-1944.html? que son los más completos.

    ResponderEliminar