domingo, 6 de noviembre de 2016

M198 y la munición multi-proyectil

El proyectil Shaler, de tres segmentos embutidos, 1862.
El 12 de Agosto de 1862 Rueben e Ira Shaler patentaron un tipo de munición multi-proyectil para fusiles de avancarga que se dividía en tres al ser disparado. Aunque algunos de estos llegaron a manos de soldados de la Unión durante la Guerra Civil Americana, nunca se llegó a producir masivamente y una vez acabada la contienda nada más se supo de ellos. El 13 de Junio de 1878 el Capitán E. M. Wright del Frankford Arsenal escribió un informe a su superior detallando los experimentos realizados con un revólver Colt modificado para disparar un cartucho del .45 cargado con tres balines en línea. Para 1879 el Capitán Wright había mejorado el diseño de su primer cartucho multi-proyectil para que pudiera ser utilizado en el revólver Colt Peacemaker sin ninguna modificación y ese mismo año se fabricaron 9.000 unidades seguidas por otras 300 al año siguiente. Sin embargo, su desempeño no resultó satisfactorio a ojos de los jefes y su fabricación cesó. George Luger, padre de la archifamosa pistola P08, patentó en 1909 un cartucho de 9mm con dos proyectiles, muy en la línea de los Shaler. Lo presentó al US Army pero para 1912 estos declararon que no estaban interesados.
Munición duplex de las SS, bala mala.
Otro: Después de la 2GM se encontraron ciertos documentos con las runas de las SS y con fecha de  Febrero de 1945, entre estos obraba un diseño esquemático de una munición de doble proyectil en el calibre 7,9mm, el cartucho normalizado de las fuerzas alemanas (y afines) durante la guerra. La munición recibiría el nombre de 'doppelgeschosz' pero, dadas las fechas del diseño, es de suponer que no llegó a la línea de producción. La idea de un cartucho multi-proyectil no es nueva, sobran ejemplos de este tipo de munición diseñada para funcionar en armas de ánima lisa y artillería pero el desafío era diseñar un cartucho que pudiera ser disparado desde un arma individual de infantería con cañón estriado.

En teoría, un cartucho multi-proyectil debería aumentar las probabilidades de alcanzar el blanco con cada disparo. Pocas armas son tan efectivas para ser utilizadas contra objetivos en movimiento y con apenas tiempo para apuntarles como una escopeta cargada con perdigones, pero estos pierden energía rápidamente siendo su alcance, precisión y penetración insuficientes para las distancias a las que la infantería debe trabar combate. Así que desde hace mucho tiempo se ha buscado un tipo de munición similar a la de escopeta pero con el alcance eficaz de un rifle. Uno de los cartuchos militares multi-proyectil del que existe más información es el T314 de 7,62x51mm que fue creado en 1957 siguiendo las recomendaciones del Proyecto SALVO. La documentación que existe sobre esta munición es esclarecedora y ayuda a comprender por qué ninguna fuerza armada ha adoptado un cartucho multi-proyectil como munición normalizada y por qué los intentos anteriores fueron abandonados.
Parte del informe del US Army Infantry Board
Ya en 1959 una serie de tests realizados por el US Army Infantry Board en Fort Benning revelaron que la T314 no ofrecía ninguna ventaja con respecto a la M59 (la munición estándar de 7,62x51mm OTAN) o, al menos, ninguna que justificara el aumento en el coste de producción. La supuesta mejora en las probabilidades de impacto con cada disparo se situaba en el orden del 1,5 o 1,6% por encima de los aciertos obtenidos con la M59. Eso y su insuficiente precisión hicieron que este cartucho fuera declarado 'no adecuado para su uso en el US Army'. No obstante el desarrollo continuó y en 1964 la munición T314E3 (tercer prototipo) se estandarizó con el nombre '7.62mm NATO, Duplex Ball M198'.

Volvamos al pasado: en 1956, tras no poca polémica, el M14 se convirtió en el arma estándar de las FFAA de los EEUU. Este fusil recibiría duras críticas provenientes de una corriente progresista dentro de las FFAA que lo consideraban obsoleto desde el primer momento, en este marco la USAF se negó a aceptar el M14 y siguió utilizando sus M1 Garand y carabinas M1. Los Generales del US Army estaban muy interesados en hacer que la munición 'duplex' (con dos proyectiles)  funcionara porque eso les permitiría alargar la vida útil de sus M14 y retrasar cuanto fuera posible la adopción del M16, arma esta que no contaba con la simpatía de los jefazos que le consideraban una solución temporal al problema de la lentitud en la producción y distribución del M14, pero que estaba cosechando buenas opiniones allá donde era probada. Se suponía que, entre otras ventajas, la T314 haría más efectivo al M14 en combates a corta distancia, una de sus principales debilidades frente al M16. En un principio, la gente del proyecto SALVO también había hecho experimentos con cartuchos conteniendo tres y cuatro proyectiles (llamados 'triplex' y 'quadraplex' respectivamente) pero fueron tempranamente abandonados pues, dada su longitud, no podían ser disparados por los M14 a menos de que se les realizaran ciertas modificaciones y eso implicaría un coste que el US Army no estaba en condiciones de asumir.
M198

El Coronel Jim Crossman, que era el mandamás del comité encargado del desarrollo de municiones 'duplex' dentro de la Oficina para el Estudio de Operaciones (ORO por sus siglas en inglés), escribió un artículo para la revista 'Guns' en Octubre de 1964 explicando muchos detalles acerca del desarrollo de la T314. En primer lugar se encontraron con el problema de que los proyectiles no se separaban al salir del cañón, actuando como un único proyectil pero más largo. Lo solucionaron añadiendo pólvora en la cavidad de la base del primer proyectil (véase imagen de la izquierda) usada para alinear ambos dentro de la vaina, de esta forma cuando esa pólvora se inflama separa los proyectiles. Las pruebas demostraban que, con este método, la separación en la boca del cañón era de unos 12 a 15cm entre la primera y segunda bala. Otro problema era que, aunque fueran separados, ambos proyectiles seguían la misma trayectoria alcanzando el blanco prácticamente en el mismo lugar, la solución fue no hacerlos exactamente iguales, en la foto de la izquierda puede verse que el segundo proyectil tiene la base inclinada, cortada en un ángulo de 4,5º, esto modifica las propiedades aerodinámicas y le desvía de la trayectoria del primero. Lo de utilizar proyectiles de diferentes formas en el mismo cartucho ya había sido utilizado por los hermanos Shaler casi cien años antes y también por el Cap. Wright (entre otros). En la T314 de 1964 la separación conseguida entre ambos proyectiles era de alrededor de 27cm. a 100 yardas (91,4m). A simple vista la T314 se diferenciaba de la munición estándar (M59) en que tenía la punta pintada de verde, por el resto resultaba indistinguible ya que los dos proyectiles eran de acero encamisado en cobre (sin plomo, solo acero) y entre ambos pesaban solo 2 gramos más que el del M59, la carga de propelente era también superior en solo 0,04 gramos. Crossman cerraba la nota en la revista 'Guns' con el siguiente párrafo: 'A media distancia la munición duplex aumenta considerablemente la posibilidad de acierto, con buena potencia. Se pierde algo de efectividad individual en cada bala, especialmente a larga distancia y también se aumenta ligeramente el retroceso en cada disparo. Aunque Ud. no considere esto como una ganancia, la M198 Duplex le da dos balas cada vez que aprieta el gatillo.'

Pero no todo era color de rosa. La desviación que sufría la segunda bala con respecto a la primera dependía de la posición del corte en su base cuando entraba al cañón, justo en el momento del disparo. Esto significa que el segundo proyectil se desviaba en cualquier dirección sin que el tirador pudiera saberlo para aprovecharlo. En palabras del propio Crossman eso no importaba ya que el objetivo de ese segundo proyectil era acertar al blanco que había fallado el primero por haber sido disparado sin apuntar correctamente debido al stress del combate. La antes mencionada desviación de ~27cm  a 100 yardas se había constatado en laboratorio, pero en las pruebas de campo la cosa cambiaba porque la segunda bala salía cuando el cañón ya había empezado a elevarse debido al retroceso, o sea que invariablemente esa bala pasaba por encima de la trayectoria de la primera aproximadamente 19cm a 100 yardas... además de hacia la derecha otros ~12cm debido a la vibración del cañón. Esto significa que el segundo impacto no seguiría un patrón circular alrededor del primero, sino que siempre iría hacia arriba y a la derecha una distancia aleatoria y desconocida para el tirador. Por si esto fuera poco, Crossman decía que la primera bala de la munición M198 era prácticamente tan precisa como el cartucho M59, lo cual era falso. El primer proyectil de la M198 tenía casi la mitad de la masa que el proyectil de la M59, por tanto las trayectorias que seguían una vez disparados eran muy diferentes, eso sin contar con que era más ligero y se desviaba con mayor facilidad debido a condiciones climáticas... hablando en plata: los elementos de puntería del M14 eran poco menos que inservibles cuando se utilizaba con munición duplex. El retroceso producido por la munición M59 no es que fuera precisamente 'suave' pero con la M198 era más acentuado y esto tampoco ayudaba a realizar varios disparos consecutivos sobre un mismo objetivo, incrementando el tiempo necesario para re-apuntar y también la fatiga del tirador. Y si hablamos de fatiga... la del cañón del M14 que se sobrecalentaba el doble de rápido.

El proyecto SALVO había descubierto que una de las claves para ganar un combate radicaba en aumentar el volumen de fuego, en este sentido, aunque la M198 duplicaba la cantidad de proyectiles enviados hacia el enemigo, la falta de precisión y aleatoriedad de las trayectorias no hacía que las posibilidades de acertar se multiplicaran. Además, no se aumentaba la cantidad de municiones que un soldado podía llevar al combate, por lo que las oportunidades de alcanzar a un enemigo seguían siendo muy similares a las obtenidas con las municiones tradicionales.

A pesar de todas sus características negativas, 6 millones de municiones M198 se fabricaron y enviaron a Vietnam. La información acerca del uso que se les dio y los resultados obtenidos no abunda pero en la revista 'The American Rifleman' de Enero de 1968 se dice que la Compañía de Patrullas de Reconocimiento de Larga Distancia (LRRP por sus siglas en inglés) de la 4ª División del US Army recibió estas municiones para ser usada por sus equipos de francotiradores. Estos equipos estaban formados por tres hombres armados con M14A1 (capaces de fuego automático) y visores M84, e iban de misión con 7 cargadores de M198 y otros 2 cargados con M118 (municiones 'Match' para hacer fuego de precisión). Teóricamente las M198 debían emplearse para 'romper el contacto', es decir: disparar un volumen de fuego suficiente para retrasar a sus perseguidores o convencerles de que dejaran de hacerlo. Al parecer la M198 funcionó relativamente bien para este rol pero por poco tiempo ya que los M14A1 no eran especialmente precisos y fueron reemplazados en 1967 por los XM21 y luego por los M21 propiamente dichos, estos ya eran rifles de precisión sin capacidad de fuego automático. Otro rol en el que la M198 resultó adecuada fue para alimentar las ametralladoras M60 de los helicópteros UH-1 Huey, algunos de estos llevaban dos soportes laterales con cuatro ametralladoras cada uno más otra en la puerta, muchas tripulaciones las modificaban para aumentar su cadencia hasta alrededor de 1.000dpm., la tormenta de plomo (bueno, acero) que podían desatar cuando usaban la munición duplex era de cuidado... siempre que no dejaran el gatillo presionado por mucho tiempo por aquello del sobrecalentamiento. Pero, aparte de algunos casos aislados, el desempeño de la M198 fue decepcionante, en especial para los soldados de a pie que no vieron mejora alguna en sus capacidades de combate. En 1970 la M198 fue catalogada como 'obsoleta' y no se ha vuelto a producir desde entonces.

Los problemas de las municiones militares multi-proyectil para uso en armas individuales de infantería con cañones estriados se podrían resumir de la siguiente forma:
  • Crear cartuchos con más de dos proyectiles implica aumentar las proporciones de la munición hasta el punto de que se necesitaría modificar las actuales armas para poder dispararlas o cambiarlas por nuevas. Ambas soluciones son demasiado costosas en términos económicos y no garantizan una mejora significativa sobre las actuales municiones.
  • Los cartuchos multi-proyectil producen mayor retroceso en hombros del tirador y mayor desgaste en el armamento.
  • Es difícil predecir la dispersión que sufren los proyectiles, dependiendo de la distancia pueden separarse demasiado como para acertar en el mismo blanco al que han sido apuntados o ir demasiado juntos y actuar como un proyectil normal.
  • En el caso de las municiones duplex, la reducción en la masa de cada proyectil lleva a una pérdida de efectividad general cuando se compara con la munición tradicional.
Sea como sea, las municiones multi-proyectil reaparecen cada poco tiempo en alguna prueba de armamento militar (véase proyectos CAWS, ACR o SPIW) para volver a desaparecer al poco tiempo. Aunque el mejor lugar para ellas parece ser el mercado civil, particularmente el de los EE.UU. Numerosos fabricantes de municiones deportivas o para auto-defensa ofrecen interesantes productos no solo con múltiples proyectiles sino también con balas pre-segmentadas que se separan al salir del cañón. La foto de la derecha corresponde a un cartucho 9x19mm Cobra 'High Safety Ammunition' especialmente diseñada para traspasar chalecos antibalas a corta distancia, es una munición rara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario